Desnutrición crónica en el adulto mayor, signos y síntomas de la enfermedad

La desnutrición crónica en el anciano es una enfermedad provocada por un déficit de nutrientes en el organismo, sus consecuencias recaen en la aparición de alteraciones en el crecimiento, desarrollo y mantenimiento de la salud. Por lo que detectar sus signos y síntomas a tiempo, es fundamental.

Asimismo se caracteriza por un exceso de agua extracelular, un déficit de potasio y de masa muscular, también se asocia a la disminución de tejido graso que interfiere con la respuesta de las enfermedades y los tratamientos que son aplicados.

La desnutrición crónica en edad avanzada, es una enfermedad silenciosa.

Tipos de desnutrición en el anciano

Existen tres tipos de desnutrición en el adulto mayor, y que en este apartado iremos desglosándolas y conociendo cuál de ellas, puede tener nuestro ser querido:

Desnutrición calórica: es una enfermedad crónica que afecta considerablemente a la ingesta de alimentos, en ella se visualiza una pérdida muscular generalizada y ausencia de grasa subcutánea, esta etapa se la puede denominar como un desarrollo gradual.

Desnutrición proteica: comienza con un inicio y desarrollo rápido, produciendo una disminución de los depósitos de proteína visceral. Muchas veces es considerada secundaria a un estrés elevado en pacientes con apariencia de bien nutridos. Esta debe tomarse en cuenta porque la apariencia del adulto mayor no se ve tan dañada. Considerada como frecuentes edemas

Desnutrición mixta: sujetos que previamente presentan un grado de desnutrición calórica y que también sufren un proceso agudo lo que genera una desnutrición calórica-proteica, la misma que aparece cuando no sé consigue los requerimientos proteicos necesarios.

 

Síntomas de la desnutrición crónica en el adulto mayor

Los pacientes pueden presentar signos de:

  • Mal absorción y diarrea.
  • Interacción con nutrientes.
  • Disgeusia y boca seca.
  • Náuseas.
  • Disfagia
  • No frecuencia en el consumo de los alimentos

Otros signos de malnutrición:

Si aún no estás completamente seguro si tu ser querido presenta algunos síntomas de desnutrición crónica, toma en cuenta los siguientes signos:

  • Vigila su cabello: la alopecia o los cabellos quebradizos son un déficit proteico.

  • Los labios, si existen fisuras, tumefacción o queilosis, es decir, presenta un déficit de vitamina B2.

  • La lengua, tendrá una atrofia de papilas, glositis lo que deriva un déficit de grupo B.

  • Los ojos presentarán un enrojecimiento conjuntival, fotofobia, cero xeroftalmia, su déficit será de vitamina A y B.

  • Revisa su piel, si existe sequedad, descamación o una despigmentación su déficit será de vitamina B2 B3 y B8. Dentro de este campo también Existirá una hiperqueratosis folicular, dermatitis, palidez, y edemas, lo que se presenta como una anemia y un déficit proteico.

  • Revisa sus uñas, tendrán estrías transversales que derivan a un déficit proteico y una coiloniquia que será la ausencia de hierro.

  • Por último, y aunque no puedas realizarlo de manera visual, ten en cuenta el hígado y el esqueleto, en la primera tendrá una hepatomegalia que será por la infiltración de grasa, y en la segunda, existirá deformaciones en calota, y deformaciones en la postura.

Así que estos signos son necesarios reconocerlos a tiempo para salvaguardar la vida del adulto mayor.

Cambios fisiológicos frecuentes con el envejecimiento.

Cuando se llega a una cierta edad los cambios físicos en el cuerpo son considerables, pero debemos diferenciar entre cambios normales del envejecimiento, y los que nos estarían diciendo que el paciente sufre una desnutrición.

  • Al principio se logra visualizar una alteración de los órganos sensoriales: entre ellos disminución del olfato, disminución del gusto, disminución de la salivación.
  • Asimismo existe una alteración de la deglución, es decir cuando se ingieren los alimentos. Chicos ingieren los alimentos
  • Otro de los puntos a tomar en cuenta se basa en la alteración de la masticación, en la disminución, en el ritmo y también en el procesamiento de los alimentos. También hay que tener en cuenta la alteración de la motilidad gastrointestinal hipoclorhidria.

Factores de Riesgo que inciden en la desnutrición.

Una vez que se conoce cuáles son los cambios físicos que aparecen durante la etapa del envejecimiento, se deben conocer los factores de riesgo que inciden en la malnutrición del adulto mayor.

  • Sobrepase los 80 años.
  • Que viva solo.
  • Haya perdido a su pareja hace menos de un año.
  • El cambio reciente del domicilio también es un factor de riesgo.
  • Las patologías descompensables como por ejemplo, la EPOC, diabetes e insuficiencia cardíaca.
  • También existen las patologías inductoras, entre ellas las de Parkinson, ACVA y la artrosis.

Otro de los factores de riesgos que hay que tomar en cuenta son:

  • El deterioro cognitivo del adulto mayor.
  • La polifarmacia.
  • Que tenga algún ingreso hospitalario en el último año o una necesidad de atención sanitaria al menos una vez por mes y,
  • Una mala situación económica.

signos, sintomas, factores, alimentacion, tratamiento

 

¿Qué podemos hacer para combatir la desnutrición?

Alimentos que ayudan a controlar la desnutrición en los adultos mayores.

Los adultos mayores deben seguir una alimentación básica adaptada, con alimentos de textura modificada.  ¿Qué quiere decir esto? Que sean fáciles de masticar y deglutir, y que deben ser sencillos de preparar.

Estos alimentos están destinados a adaptar la alimentación oral en cuanto a las necesidades de las personas con dificultades para alimentarse correctamente, estos alimentos tienen la finalidad de nutrir, conservar el placer de comer y facilitar la preparación del alimento. En el mercado ya existen productos industrializados que son buenos y necesarios para el paciente.

Para los ancianos que sobrepasa los 70 años se debe crear una pirámide de alimentos en la cual se racionalice las porciones y las raciones las mismas que contendrán entre suplementos y vitaminas.

  • El adulto mayor debe consumir por lo menos 8 vasos de agua.
  • Debe ingerir al menos 6 porciones entre los alimentos que son basados en harinas, por ejemplo, pan que deberá ser integral, tallarines o pasta, galletas, arroz, y algunas que otras tortillas.
  • También deberá ingerir 2 raciones de frutas y 2 raciones de verduras.
  • Incluir dos raciones entre pollo, pescado y huevos.
  • Asimismo 3 raciones entre leche, quesos y yogures.
  • En la dieta deberá limitarse el consumo de grasas aceites y dulces e incluir suplementos que contengan calcio, vitaminas D y vitamina B12.

Revisa: Conoce el test MNA y detecta a tiempo la malnutrición en el anciano

Sí te gustó el artículo No te olvides de seguirnos y además regalarnos un like o compartir esta información para que más personas conozcan sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *